domingo, 9 de octubre de 2011

Circuito Calafat!

Hola a tod@s!!

Como estoy rodeada de amantes del motor en general me ha tocado hacer otra tarta para un motero.
Esta vez he sudado la gota gorda y eso que, en principio, sería fácil pues me traían una moto(maqueta) para colocar encima del pastel. Con lo que la decoración era casi minimalista. Pues bien acabé mi tarta y la dejé toda preparadita para envolver y entregar al día siguiente.
Cual es mi sorpresa cuando a la mañana siguiente la moto no ha aguantado de pie y ha caído encima del pastel clavando su maravilloso retovisor, cavallete, tubo de escape,... y un largo etcétera en medio de la tarta.
Después de hiperventilar un buen rato me decidí a "arreglar" el estropicio porque no me daba tiempo a rehacer todo de nuevo.
Aunque en la foto se puede apreciar perfectamente allí dónde la moto clavó sus garras, gustó mucho y espero que disfrutasen aun más comiéndola.
Es un bizcocho de choco, almíbar de vainilla y relleno de ganache de choco negro. Es el preferido de mi hermano y eligió él.



4 comentarios:

  1. Qué sofocón cuando pasan esas cosas, pero la tarta se ve genial, el caso es que la disfrutaron mucho y eso es lo más importante, pronto se quedará en una anécdota y una experiencia a tener en cuenta. Besos.

    ResponderEliminar
  2. el pastel estaba de muerte muchisimas gracias de LUIS

    ResponderEliminar
  3. Danae, q te voy a contar!!! UN sofocón que luego quedó en una simple anécdota!!

    ResponderEliminar
  4. Marivel gracias a vosotros!!! Me alegro de que lo disfrutaseis!!

    ResponderEliminar